La primera heladería ecológica está en Barcelona

El diario La Vanguardia dedica estos días una serie de artículos muy interesantes a los eco-emprendedores. Uno de ellos se encuentra en mi barrio, el de Gracià, en la ciudad condal.

 HELADERÍAS BODEVICI

Jor­di Ri­ve­ra só­lo usa pro­duc­tos cer­ti­fi­ca­dos con se­llo eco­ló­gi­co pa­ra elabo­rar sus he­la­dos, que ven­de en sus he­la­de­rías Bo­de­vi­ci. Es­te ne­go­cio sim­bo­li­za la pu­jan­za de la pro­duc­ción y el con­su­mo de ali­men­tos ecológicos.

“Si me to­ca la lo­te­ría, mon­ta­ré una he­la­de­ría”. La fra­se le ha­bía perseguido du­ran­te años. Al fi­nal no le to­có la lo­te­ría, pe­ro aun así de­ci­dió re­unir sus aho­rros y pe­dir un cré­di­to pa­ra crear las dos pri­me­ras heladerías de Es­pa­ña con cer­ti­fi­ca­do eco­ló­gi­co (en As­tú­ries, 2, y To­rri­jos, 21, en el ba­rrio de Grà­cia de Bar­ce­lo­na) con­ce­di­do por el Con­sell Ca­ta­là de Pro­duc­ción Agrà­ria Eco­lò­gi­ca. Los dos es­ta­ble­ci­mien­tos de Jor­di Rivera em­pie­zan a ser po­pu­la­res, y ha re­ci­bi­do el pre­mio del sa­lón Biocultu­ra. Las he­la­de­rías Bo­de­vi­ci sim­bo­li­zan la pu­jan­za de la pro­duc­ción y el con­su­mo de ali­men­tos eco­ló­gi­cos, que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do un gran des­pe­gue en to­da Es­pa­ña mien­tras cre­ce su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, ca­da vez más va­ria­da. Só­lo en Ca­ta­lun­ya, las ven­tas cre­cie­ron un 23,5% en el 2010 y la su­per­fi­cie agra­ria eco­ló­gi­ca, un 11% en el 2011.

En las he­la­de­rías Bo­de­vi­ci só­lo usan pro­duc­tos cer­ti­fi­ca­dos con el se­llo eco­ló­gi­co (le­che, fru­ta, azú­car in­te­gral de ca­ña…), aun­que su vo­lun­tad no es só­lo di­ri­gir­se al pú­bli­co aman­te de los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos sin usar pes­ti­ci­das o fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos, sino que tam­bién quie­ren in­tere­sar a quie­nes bus­can al­go más. “Ela­bo­ra­mos he­la­dos eco­ló­gi­cos pa­ra to­do el mun­do y de to­dos los gus­tos. To­dos los he­la­dos son sin glu­ten; te­ne­mos sin azú­car o sin le­che, apro­pia­dos pa­ra gen­te con in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa o a la le­che de va­ca o de ca­bra. Que­re­mos lle­gar a to­dos”, di­ce. Sus helados tie­nen un sa­bor in­ten­so. Bo­de­vi­ci con­vier­te a sus clien­tes en críticos gas­tro­nó­mi­cos con pe­que­ñas ca­tas que son una ex­plo­sión de sabo­res en el pa­la­dar. En­tre sus pro­duc­tos es­tre­lla es­tán los yo­gu­res de leche de ca­bra con fre­sas o el de le­che de va­ca con ki­wi. “Lo to­mas y te sien­tes bien; no da sed…”, ex­pli­ca a una pa­re­ja an­tes de en­sal­zar la le­che fres­ca y “de pro­xi­midad” y los de­más pro­duc­tos eco­ló­gi­cos fres­cos.

“Es­ta­mos lo­gran­do que la gen­te ven­ga y re­pi­ta”, di­ce mien­tras nos in­vi­ta a un yo­gur fres­co he­la­do en co­pa con tro­pe­zo­nes de al­men­dras, cho­co­la­te ne­gro, fru­ta, pis­ta­chos… ¡Humm..”

Fuente: La Vanguardia

Acerca de Frederic Page

Learning & Development professional, based in Barcelona, Spain. Blogging about Corporate Sustainability and Social Responsibility.
Galería | Esta entrada fue publicada en Casos Empresariales, Sostenibilidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s