Construyendo desde la renuncia: n’UNDO

La revista digital Fronterad acaba de publicar un artículo muy interesante sobre la filosofía de arquitectura sostenible n’UNDO. Os recomendamos la lectura de ese artículo. En el extracto siguiente, Alejandro del Castillo y Verónica Sánchez explican los puntos clave de este concepto innovador y respetuoso del medio ambiente y de la sociedad.

No Construir se entiende como Respeto, por las personas, por lo existente, por el medio, por el territorio, por el vacío y la paz. No construir supone una renuncia, un proceso de eliminación de aspiraciones para ajustarse a la necesidad social, ética, cultural y pertinente al entorno. Como dice T. W. Adorno en su Estudio sobre ideología y lenguaje, donde pone de manifiesto el valor productivo de la negación, No siempre se derriba para destruir y construir después. Por el contrario, se derriba para ganar espacio libre, aire, luz, los cuales concurren con diligencia allá donde se suprimen los obstáculos. Del mismo modo Lao-Tsé y Kant proponen una ética y una estética de la renuncia como modo de separar y desvelar lo falso, lo inoportuno, lo banal.
 
Minimizar o Limpiar es integrar, disminuir el impacto, eliminar lo sobrante, lo decorativo, eso que Kant narra cómo distinguir entre lo interesante y lo importante; porque las verdades deben construirse con verdades y en ese discernir debemos ser capaces de librarnos de las falsas necesidades. Esas que creadas por la propaganda  pretenden hacernos sentir indefensión y miedo, ganas de protección. Las que pretenden suplantar la educación con prohibición y del modo más tosco, urbanizar y señalizar la naturaleza, con la vana excusa de la accesibilidad ridícula que confunde viaje con turismo, y este con consumo inmediato de ocio. A lo más (calidad) por lo menos (cantidad) escribió san Juan de la Cruz.
 
Reutilizar es Recuperar, reactivar lo existente, fomentar el desarrollo sin crecimiento. Este volver a usar, recolocar, se entiende como ahorro, como cuidado, valorando lo insostenible de un crecer sin fin, y cuestionando la propiedad de lo nuevo de ser mejor por sí mismo que lo antiguo; de la novedad como actitud modernista – estar a la moda, vacía y frugal- frente a lo verdaderamente moderno. Habitar por encima de un negocio, es una necesidad y un derecho.
 
Desmantelar permite mediante la intervención Regenerar, recuperar estados previos, cortar, sanear. El carácter positivo del desmantelamiento debería servir además de freno al éxtasis invasivo y colonizador del territorio, que en nuestro país arroja cifras de millones de viviendas vacías o sin vender, así como millones de hectáreas de entornos naturales, principalmente costeros, devastados sin mayor fin que la especulación mercantil. Actualmente las nuevas técnicas de demolición selectiva, la penalización por no separar residuos o proyectos como el planteado por n´UNDO para la playa del Algarrobico, ponen de manifiesto el valor positivo del desmantelamiento, no sólo como modo de recuperación y apreciación nuevamente de lugares, sino como un modo sostenible de generar valor en empleo, formación, educación y turismo.

Acerca de Frederic Page

Learning & Development professional, based in Barcelona, Spain. Blogging about Corporate Sustainability and Social Responsibility.
Galería | Esta entrada fue publicada en Innovación Sostenible y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s