Alerta roja sobre la sostenibilidad de especies pesqueras

Un estudio internacional revela que el impacto de la pesca de atún y otras especies afines durante los últimos cincuenta años ha mermado la abundancia de todas estas poblaciones en un 60 % de media. El estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, fue financiado en parte por el proyecto Metaoceans («Dilucidar la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas marinos mediante síntesis y resultados comparativos»), dotado de una beca inicial de formación Marie Curie para la formación de investigadores al inicio de su carrera por valor de 2,23 millones de euros al amparo del Sexto Programa Marco (6PM) de la UE. Sus resultados hacen saltar las alarmas puesto que indican que la mayoría de las poblaciones de atún se han explotado al borde de la sostenibilidad y que muchas especies sufren sobreexplotación.

Los autores, de Canadá, Italia, España y Reino Unido, señalan que las poblaciones que han visto su abundancia más afectada son las de atunes de aguas frías, como el atún rojo del Atlántico y el atún rojo del sur, que han disminuido hasta un 80 %. Son especies de gran tamaño, longevas y con un alto valor económico.

También ha sufrido un descenso acusado y preocupante la caballa, que suele ser más pequeña y con ciclos de vida más cortos. Según el trabajo, esta información es un indicativo de que la pesca puede ser una amenaza para todo tipo de especies, independientemente de su tamaño.

María José Juan-Jordá, investigadora de la Universidad de A Coruña (España) y autora principal del estudio, declaró que «los resultados de este estudio, que se basan en una recopilación de las estimaciones de abundancia más precisas, muestran una situación global de las poblaciones de atunes que difiere de las interpretaciones más pesimistas descritas en el pasado».

Es el caso de un estudio publicado en la revista Nature en 2003 que concluía que la abundancia de grandes peces pelágicos, principalmente atunes, se había reducido en un 90 % en el último siglo. Pese a ello esta doctorando recuerda que «existen factores preocupantes que los organismos regionales de gestión pesquera deberían resolver pronto para asegurar un futuro sostenible en estas pesquerías».

En opinión de los autores, la gestión de las poblaciones de atunes puede suponer una solución viable, pero según señaló Nicholas Dulvy, investigador de la Universidad Simon Fraser (Canadá) y colaborador del estudio, «la gestión pesquera necesita ayuda con algunas especies. Las de mayor valor comercial son las más sobreexplotadas. Claramente aún se obtienen beneficios económicos de la pesca furtiva de atunes rojos, un caso en el que el comercio internacional desborda la gestión pesquera, que normalmente es efectiva».

Juan-Jordá añade que «los organismos de gestión de la pesca no deben usar sus recursos solo para gestionar las especies de alto valor económico, como los grandes atunes, sino también las especies con menor valor en los mercados, que son muy importantes por ser una gran fuente de proteínas para muchos países en desarrollo».

El estudio sugiere que aumentar las capturas puede seguir siendo arriesgado y que, como la demanda sigue aumentando, cualquier esfuerzo pesquero a nivel global debería hacerse «con mucho cuidado».

Iago Mosqueira, científico pesquero del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea (con sede en Ispra, Italia) y coautor del trabajo, apunta que «por lo tanto, toda la presión debe concentrarse ahora en lograr un futuro real para estas poblaciones y las pesquerías que dependen de ellas».

Juan Freire, profesor de la Universidad de A Coruña y participante en el trabajo, dijo en alusión a las actuaciones necesarias para garantizar la sostenibilidad de las especies: «Se necesitan compromisos serios y acciones efectivas para reducir el exceso global de capacidad pesquera, recuperar las poblaciones sobreexplotadas y regular el comercio que las pone en peligro. Solo así podremos garantizar unas capturas mayores, rendimientos económicos estables y reducir nuestro impacto en los ecosistemas marinos».

Para más información, consulte:

Centro Común de Investigación (JRC):
http://ec.europa.eu/dgs/jrc/index.cfm

PNAS:
http://www.pnas.org/

Fuente: Cordis Europa

Acerca de Frederic Page

Learning & Development professional, based in Barcelona, Spain. Blogging about Corporate Sustainability and Social Responsibility.
Galería | Esta entrada fue publicada en Medioambiente, Noticias, Sostenibilidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s