Huella hídrica: gestión sostenible del agua

El acceso a los recursos hídricos es uno de los principales problemas a los que debe hacer frente la humanidad. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) alertó en su informe ambiental de 2008 que para el año 2030 casi la mitad de la población mundial (47 por ciento) podría vivir en situación de escasez de agua, de no introducir nuevas políticas en la materia. El problema no es tanto la disponibilidad (es decir, la escasez de agua) como la mala gestión de los recursos existentes. Iniciativas internacionales tal y como la del Carbon Disclosure Project (CDP) ayudan a impulsar la transparencia en la gestión del agua por parte de las empresas y proporcionar información completa a los inversores, con el fin de que sea evaluado este indicador en la gestión de riesgos. Cada vez más numerosas son las empresas que incluyen la gestión del agua como objetivo prioritario de su estrategia de negocio sostenible y ponen en marcha iniciativas para reducir su “huella hídrica”.

La huella hídrica o huella de agua es un indicador de uso de agua dulce que se mide no sólo a partir del consumo directo de agua por la empresa, sino también teniendo en cuenta su consumo indirecto. La huella hídrica puede ser considerada como un indicador global de “apropiación de los recursos de agua dulce”, para distinguirlo de la medida más tradicional y restrictiva de la “extracción de agua”. La huella hídrica de un producto es el volumen de agua dulce usada para producir el producto, medido a lo largo de toda la cadena de suministro. Se trata de un indicador multidimensional, que mide los volúmenes de consumo hídrico por fuente de suministro así como el volumen de agua contaminada por tipo de contaminación. La huella de agua es un indicador geográfico explícito, que no solo muestra volúmenes de uso y contaminación de agua, sino también las ubicaciones. El «consumo» se entiende como el volumen de agua “perdida”, o sea consumida, evaporada o contaminada en una zona geográfica determinada. Las pérdidas se producen cuando el agua se evapora, vuelve a otra cuenca o al mar o se incorporen a un producto.

Por lo tanto debido a su naturaleza, la huella hídrica puede variar dependiendo de la zona espacial y el tiempo en que sea calculada. En el Parque Nacional Natural Doñana, ubicado en España, por ejemplo, hay una sobreexplotación de recursos hídricos debido a la extracción de agua de humedales para regadíos de cultivos intensivos de arroz, algodón y recientemente, fresa.

La metodología para calcular la huella hídrica contempla el cálculo por uso directo e indirecto, y cada uno a su vez se encuentra compuesto por huella hídrica verde, azul y gris, donde las dos primeras se refieren al consumo y la última a la contaminación.De esta manera se tiene en cuenta el concepto de “agua virtual” que hace referencia al volumen de agua empleada para la producción de bienes y servicios; este concepto fue desarrollado por el investigador británico John Anthony Allan en 1993 y es un concepto vital en la huella hídrica. La huella hídrica a diferencia del agua virtual, clasifica las fuentes de agua, es decir, distingue entre tres componentes: el agua azul, el agua verde y el agua gris. La huella de agua azul es el volumen de agua dulce consumida de los recursos hídricos del planeta (aguas superficiales y subterráneas). La huella del agua verde es el volumen de agua evaporada de los recursos hídricos del planeta (agua de lluvia almacenada en el suelo como humedad). La huella de agua gris es el volumen de agua contaminada que se asocia con la producción de los bienes y servicios. Este último puede ser estimado como el volumen de agua que se requiere para diluir los contaminantes hasta el punto de que la calidad del agua se mantiene en o por encima de las normas acordadas de calidad del agua.

El concepto de huella hídrica, fue planteado por el experto del la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura – Instituto para la Educación en Agua (UNESCO-IHE) Arjen Hoekstra en el año 2002, actualmente Director de la Red de Huella Hídrica (Water Footprint Network). Este primer concepto ha sido redefinido y se ha establecido la metodología de cuantificación luego de una serie de publicaciones lideradas por A.K. Chapagain and A.Y. Hoekstrav entre los años 2004 y 2008.

Las unidades en las que trabaja este indicador depende del tipo de sector al que se le mide la huella hídrica. Por ejemplo, producir un kilo de carne requiere 15.400 litros de agua frente a 2.500 litros para un kilo de arroz y 1.600 litros para un kilo de trigo. La ganadería es de hecho un gran consumidor de maíz, soja y otros granos, cuyo cultivo requiere un uso intensivo del riego. A su vez, la huella hídrica muestra que un Estadounidense, gran consumidor de carne, tiene una huella de agua cinco veces a la de un chino. Alemania, un gran importador de productos agrícolas, “deja” una huella de agua muy alta en Brasil (a través de la importación de soja para el ganado), en Costa de Marfil (importación de café y chocolate) e incluso en Francia (importación de alimentos para ganado).

Estos números ponen de manifiesto para las empresas una serie de retos que hasta ahora pasaban bastante desapercibidos al lado de la más conocida “huella de carbono”. La disminución de las precipitaciones debido al calentamiento global, la contaminación de las aguas subterráneas por la agricultura intensiva, la contaminación de ríos y lagos por la industria, a las que cabe añadir el aumento de la población mundial, y por lo tanto de la demanda de agua potable, lleva cada vez más empresas a incluir una “estrategia del agua” en sus políticas empresariales. “El agua se ha convertido en una prioridad para muchas empresas”, afirma el CDP Water Disclosure Project. En su informe de 2010, el 67% de las empresas pertenecientes al panel de referencia indican que el tema del agua depende directamente de la Dirección General de la empresa y el 89% de ellas reconocen haber desarrollado estrategias relacionadas con el consumo del agua.

Sin embargo, el CDP subraya las diferencias entre las empresas en cuanto a la metodología utilizada para recoger información sobre el consumo de agua, lo que hace difícil la comparación de resultados. Para hacer frente a la falta de normas internacionales en este ámbito, la organización ISO está trabajando en la creación de un nuevo estándar para armonizar el cálculo de los indicadores a nivel internacional. Todavía en fase de proyecto, la futura norma ISO 14046 “huella de agua – Requerimientos y directrices” vendría completar las normas existentes para el análisis del ciclo de vida (LCA en inglés) o “análisis de la cuna a la tumba”, así como las normas sobre la gestión ambiental y la contabilidad de los gases de efecto invernadero (GEI).

Negocio Sostenible:

Las empresas que desean implementar una política de buena gestión, y reducción, de su huella hídrica pueden por ejemplo seguir los pasos siguientes:

• Integrar en la gestión de la empresa la necesidad del ahorro de agua en el centro de trabajo. Puede formalizarse de forma simbólica con la firma de un compromiso o acuerdo escrito entre las partes interesadas (sindicatos, comité de empresa, dirección de la empresa…) y, llegado el caso, con las distintas administraciones, organismos y organizaciones públicos y privados con interés legítimo.

En las empresas con sistemas de gestión ambiental normalizados (UNE-EN ISO 14001 o EMAS) este compromiso se traduce en definir el consumo de agua como «aspecto ambiental significativo».

• Analizar el uso del agua en el centro de trabajo. Se identifican los problemas relacionados con los equipos, procedimientos de trabajo y mantenimiento y comportamientos que se derivan en ineficiencias en la gestión de los recursos hídricos. El resultado es un diagnóstico del consumo de agua en la empresa.

• Elaborar y ejecutar un programa de gestión y ahorro. Este programa, entendido como un conjunto de medidas técnicas, organizativas y culturales, está asociado al establecimiento de objetivos y metas (apartado 4.3.3 de la norma UNE-EN ISO 14001).

• Evaluar los resultados y revisar el programa con la finalidad de establecer un proceso de mejora continua a través de nuevos objetivos y metas.

Buenas Prácticas:

Los responsables de la empresa Breen (palabra derivada del inglés ‘Breede in green’, que quiere decir cultivo ecológico o sostenible), presentaron a finales de noviembre de 2011 en los viveros de Endanea su proyecto de acuicultura sostenible, en el que han trabajado a modo de pruebas en los últimos doce meses, gracias al apoyo de «Diputación, SPRI, Departamento de Pesca del Gobierno Vasco, Endanea, Bidasoa Activa, Ayuntamiento y Prospektiker», según indicaron.
Fernando Susaeta explicó que su proyecto se basa en «la gestión sostenible del agua, junto con la sostenibilidad energética que nos garantizan la calidad y seguridad alimentaria en una producción integral de peces, vegetales y frutas», los tres productos que se pueden comercializar en este nuevo concepto.
La producción es circular y se aprovecha prácticamente todo. Los peces pilatia viven en un agua que se reutiliza para cultivo de verduras y frutas.
Además, con sus desechos se alimenta a los peces esturión y el agua que no se depura se convierte en lodo del que se alimentan unas lombrices que volverán a ser comida para los peces.

Fuente: Diario Vasco

Acerca de Frederic Page

Learning & Development professional, based in Barcelona, Spain. Blogging about Corporate Sustainability and Social Responsibility.
Galería | Esta entrada fue publicada en Casos Empresariales, Herramientas, Medioambiente, Sostenibilidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Huella hídrica: gestión sostenible del agua

  1. Pingback: Caso de éxito: RSE vinculada con la estrategia de negocio en Femsa Colombia | Las Claves para un Negocio Sostenible

  2. Pingback: Proyecto europeo de e-learning sobre la gestión de sequías | Las Claves para un Negocio Sostenible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s