La toma de decisiones responsables en la empresa

La toma de decisiones responsables es un elemento esencial en el marco de una sociedad sostenible. En un mundo complejo, consumidores, empresas y gobiernos se enfrentan a múltiples dilemas éticos. Un pilar fundamental para el desarrollo de un negocio sostenible es poder contar con valores y practicarlos. Una iniciativa que puede facilitar y estandarizar la conducta esperada dentro de una empresa es elaborar un código ético. Esto permite disponer de una referencia escrita sobre lo que se espera del empleado, que no dé lugar a interpretaciones personales.

Así, cuando en la organización aparece un problema ético y se debe tomar una decisión, consultar el código de ética de la empresa, facilita la toma de decisiones. Por otra parte, disponer de una serie de reglas escritas suele fomentar la confianza de los empleados, de los clientes y de los proveedores en la empresa.

Además de tener muy claros los valores de la empresa y la conducta esperada tal y como lo prevé el código ético, los empleados deben conocer la misión y visión de la empresa, para conocer la razón de ser de la empresa y hacia dónde se dirigen. Esto también debe de considerarse al tomar una decisión. Lo primero que tenemos que hacer para tomar una decisión ética es identificar que efectivamente se trata de un problema ético. No todas las decisiones de negocio – o las de compra desde la perspectiva del consumidor por ejemplo, plantean un problema ético.

El Profesor Argandoña, comenta en su blog un papel presentado por Rafael Morales, de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, en el Workshop on Business Ethics al que asistió la semana pasada en Bruselas.

El autor del blog evoca lo que Morales llama “competencias éticas“, y que él prefiere llamar virtudes, explicando que “no bastan los pasos habituales de ser consciente de la existencia de un problema ético, hacer un juicio adecuado, tener una intención correcta y poner en práctica la decisión, sino que falta algo más.” Según el Profesor, “las virtudes, o las competencia éticas, como señala Morales, son las que “ayudan a “ver” lo que otros no ven, a identificar nuevas alternativas y, sobre todo, a desarrollar el músculo necesario para actuar correctamente, me convenga o no.”

Resulta importante asegurarse, en la medida de lo posible que exista una concordancia entre los valores del empleado y los de la empresa, para evitar posteriormente que éstos tomen decisiones y medidas antiética. Por otra parte, cada vez más son las personas que a la hora de buscar un empleo tienen en cuenta en sus criterios de decisión los valores de la empresa, su ética y sus iniciativas a favor del desarrollo sostenible.

Acerca de Frederic Page

Learning & Development professional, based in Barcelona, Spain. Blogging about Corporate Sustainability and Social Responsibility.
Galería | Esta entrada fue publicada en Ética, RSE/RSC, Sostenibilidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s