La búsqueda de la rentabilidad económica en Mercadona favorece la sostenibilidad

El País dedica este domingo un artículo detallado sobre la iniciativa puesta en marcha en 2008 por Mercadona en el marco de su estrategia de ofrecer la mejor relación calidad-precio a los consumidores.

Entre otras medidas y con el objetivo de reducir costes de transporte el artículo explica que el plan de Mercadona pretende que los aprovisionamientos de materias primas en origen se produzca lo más cerca posible de las industrias transformadoras desde la perspectiva de que un kilómetro de camión supone 1,2 euros de coste añadido. Esta medida, ademas de reducir costes, favorece claramente la sostenibilidad y el medioambiente.

El mismo artículo describe un ejemplo concreto de la política de Mercadona.

Del trigo al pan
Mercadona dispone en la actualidad de más de un centenar de interproveedores. En unos casos, se trata de grandes grupos que ya eran fuertes antes de entrar en la órbita del grupo de distribución y que mantienen una elevada facturación en base a los más de 1.000 establecimientos de la cadena. En otros, la mayor parte, son empresas que han crecido a la sombra de las posibilidades de venta y también las dependencias y los riesgos que supone esta fuerte relación con un solo grupo.

Siro, en el sector de las galletas, pan y pastas, es una de esas empresas que se ha desarrollado y ha entrado incluso en otras actividades, pasando de las pastas a la bollería industrial y al pan de molde de la mano de sus ventas en Mercadona. Las exigencias de eficiencia productiva de la cadena, entre otras cosas, exigió al grupo modificaciones para uniformizar los envases y cambios en la logística para lograr meter el máximo volumen en el transporte.

En el marco de la Estrategia Girasoles, el grupo, con fuerte implantación en Castilla y León, ha puesto en marcha acuerdos con el sector agrario para la producción de trigos, con unas condiciones de calidad adecuadas a sus necesidades para la producción de pan, pastas o bollos. En la actualidad, esos trigos o harinas se importan. Para ello se han suscrito contratos con grupos como la cooperativa Acor, con excedentes de hectáreas dedicadas antes a la remolacha, para realizar pruebas para la obtención de ese tipo de trigo. Igualmente tiene un acuerdo con la sociedad Nutrigal, en Aragón. El objetivo es contratar la producción de miles de hectáreas de cereales de las variedades necesarias para la actividad del grupo.

Acerca de Frederic Page

Learning & Development professional, based in Barcelona, Spain. Blogging about Corporate Sustainability and Social Responsibility.
Esta entrada fue publicada en Casos Empresariales, Innovación Sostenible, Medioambiente, Sostenibilidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La búsqueda de la rentabilidad económica en Mercadona favorece la sostenibilidad

  1. Bravo por Mercadona.
    Por fin alguien sensato

  2. Pingback: Las empresas familiares ven en la sostenibilidad una oportunidad de negocio | Las Claves para un Negocio Sostenible

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s